Preguntas frecuentes


Cuatro no me olvides.jpg (17219 bytes)

Principal Quiénes somos Servicios Retratos de Mascotas Contáctanos Sitios amigos Preguntas frecuentes Cremaciones

"No me olvides", dedicados con amor a la memoria de tu mascota ... Tel. (011) 4635-8110  Por urgencias, atendemos todos los días, las 24 hs.."

 

 

bulletCuáles son las primeras medidas que puedo tomar para con el cuerpo de mi mascota?
Si las circunstancias del hecho lo permiten es útil que acomodes a tu mascota en una posición en la que sientas que está descansando, tal como se hace con las personas. Generalmente, si los dueños no toman esta precausión, o el tiempo no nos lo ha permitido, el animalito queda con las patas estiradas, dando una imagen muy triste para su "familia" (sobre todo si hay niños en tu casa). Por el mismo motivo, es conveniente que lo coloques sobre una manta que puedas desechar en caso de ser necesario.

 

bullet¿Cuánto tiempo debe transcurrir?,  ¿puede una mascota ser cremada en forma inmediata?
A partir del doloroso momento en que fallece tu mascota, podemos hacernos cargo de la situación, recuerda que el proceso del rigor mortuorio en los animales es más rápido que en los humanos.

 

bullet¿Puede cualquier mascota ser cremada?
Si, cualquiera haya sido la causa del fallecimiento.

 

bullet¿Es más costosa la cremación que una parcela en un cementerio?
La cremación sustituye definitivamente al cementerio y comparativamente el valor de la cremación es siempre menor al de un espacio en un cementerio privado, sobre todo si consideramos que en los cementerios se debe adquirir la parcela, sea colectiva o individual y luego existen gastos de mantenimiento o renovación de contrato como requisito indispensable para que tu mascota pueda seguir en ese lugar.

 

bullet¿Las cremaciones son aceptadas por todas las religiones?
La mayoría de religiones (Católicos,  Evangélicos, Induistas, Budistas, etc.) aceptan la cremación y consideran que es una desición de cada persona. En particular para los Católicos fue plenamente aceptada a partir de mediados del siglo pasado. A nivel de religión Judía, solamente los judíos ortodoxos y la ley Islámica no consideran la cremación como una posibilidad para sus practicantes.

 

bullet

¿Cómo se le explica a un niño la muerte de su mascota?

Para muchos niños, su primera experiencia real de una pérdida ocurre cuando muere una mascota. Los niños necesitan que se les consuele, ame y respalde y que se les brinde afecto en vez de dárseles explicaciones médicas o científicas complicadas. 

Las reacciones de los niños ante la muerte del animal van a depender de su edad y nivel de desarrollo. 

Los niños de 3 a 5 años de edad ven la muerte como algo temporario y potencialmente reversible. Entre las edades de 6 a 8 años, los niños comienzan a desarrollar un entendimiento más realista sobre la naturaleza y consecuencias de la muerte. 

Generalmente no es hasta los 9 años de edad que los niños entienden en su totalidad que la muerte es permanente y final. 

Por esto, a los niños pequeños se les debe decir que cuando se muere un animal éste se deja de mover, ya no puede oír ni ver y no se va a volver a despertar.

 

 Puede que ellos necesiten el que se les repita varias veces esta explicación.

Hay muchas formas mediante las cuales los padres pueden decirle a sus niños que se ha muerto su mascota. A veces ayuda el poner a los niños lo más cómodamente posible (usar una voz calmada, tomarles las manos y ponerles el brazo alrededor de ellos) y el decírselos en un ambiente familiar. Es también importante ser sincero cuando se le dice al niño que se ha muerto su animal. Tratar de proteger al niño con explicaciones vagas o inexactas puede crearle ansiedad, confusión y desconfianza.

Los niños a menudo tienen preguntas después que se muere su mascota incluyendo: ¿Por qué se murió mi mascota? ¿Fue culpa mía? ¿A dónde va el cuerpo de mi animal? ¿Volveré a ver a mi mascota? Si yo lo deseo mucho y me porto muy bien, ¿puedo hacer que mi animal regrese? ¿La muerte dura para siempre? Es muy importante contestar tales preguntas de manera sencilla pero sincera.

Los niños pueden experimentar tristeza, ira, temor, negación y culpa cuando se muere su animal. También pueden ponerse celosos de los amigos que todavía tienen sus respectivos animales.

Cuando la mascota de la familia se enferma o se está muriendo, dése el tiempo para hablar con su hijo acerca de sus sentimientos. Si es posible, es de gran ayuda el que el niño le diga adiós al animal antes de que éste muera. Los padres pueden servir de modelos al compartir sus sentimientos con los niños. Permita que su hijo se dé cuenta de que es normal extrañar a su animal después que muere y estimule a su niño a que venga donde usted con sus preguntas o para consuelo y alivio.

Los niños necesitan que se les dé tiempo para recordar a sus animales. Hablar acerca del animal con amigos y familiares ayuda. El niño tiene que penar por su animal a su manera.

Después que el animal se muere los niños pueden querer enterrarlo, llevar a cabo un acto conmemorativo o tener una ceremonia. Otros niños pueden escribir poemas e historias o hacer dibujos de su animal. No siempre es preferible el reemplazar a la mascota enseguida.

La muerte de la mascota puede causar que el niño recuerde otras pérdidas dolorosas, o eventos inquietantes. Un niño que aparenta estar abrumado por la pena y no es capaz de funcionar en su rutina normal se puede beneficiar de una evaluación por un siquiatra de niños y adolescentes u otro profesional de la salud calificado

 

 

 

horizontal rule